Estudiante da su vida para detener a atacante durante tiroteo escolar

CAROLINA DEL NORTE | INTERNACIONAL | | JUEVES 2 DE MAYO DEL 2019 A LAS 8:31 AM

 

Riley Howell corrió y derribó al atacante, dio su vida para salvar a otros.

 

CAROLINA DEL NORTE.- Cuando un hombre armado entró en su aula en la Universidad de Carolina del Norte en el campus de Charlotte, Riley Howell corrió para detenerlo, según la policía y la familia de Howell.

 

A Howell, de 21 años, le dispararon “a quemarropa” tratando de derribar al hombre, dijo su tía Morgan Howell Moylan. Otro estudiante, Reed Parlier, de 19 años, también fue asesinado, dijo la escuela.

 

El tirador se apresuró dentro de un aula el martes y abrió fuego justo cuando Howell y otros 30 estudiantes escuchaban las presentaciones finales de su clase de estudios liberales.

 

El jefe del Departamento de Policía de Charlotte-Mecklenburg, Kerr Putney, dijo que Howell corrió hacia el atacante y lo derribó, algo que eventualmente ayudó a la policía a arrestar al sospechoso.

 

“Es un joven atlético y se enfrentó al agresor”, dijo Putney. “Desafortunadamente, tuvo que dar su vida, pero salvó otras vidas al hacerlo”.

 

Howell, quien fue el “primer héroe y el más importante” del martes, hizo exactamente lo que la policía recomienda a la gente en una situación de tirador activo, dijo Putney.

 

“O corres, te escondes y te proteges, o peleas con el asaltante. Al no tener dónde correr ni dónde esconderse, él hizo lo último”, dijo.

 

La tía de Howell dijo que no se sorprendió al enterarse de las acciones de su sobrino durante el ataque.

 

“Hizo algo muy heroico”, dijo Moylan. “Era el protector de todos. Te sentías seguro cuando estabas con Riley”.

 

Howell creció cuidando a sus tres hermanos menores en la granja de su familia en Waynesville, Carolina del Norte. Pasó tiempo trabajando con los primeros socorristas y soñaba con servir en el ejército o combatir incendios.

 

En un comunicado, la familia de Howell dijo que siempre defendía lo que creía y que no dudaba en ayudar a los necesitados.

 

“Su fe era fuerte y sabía lo que tenía que hacer cuando la gente más lo necesitaba”, dijo la familia en un comunicado el miércoles. “Siempre fue el tipo con el que podías contar y él cumplió”.

 

Su tía dijo que había postergado su inscripción en el ejército para ir a la universidad. Después de graduarse de Roberson High School en Asheville, Carolina del Norte, asistió brevemente al Colegio Técnico de la Comunidad de Asheville-Buncombe antes de cambiarse a la UNCC.

 

Este fue su primer año en la universidad y, al igual que muchos otros estudiantes, Howell asistía al último día de clases del trimestre el martes.

 

Moylan describió a su sobrino como un “gran oso de peluche” a quien le encantaba cocinar, pasar tiempo al aire libre y disfrutar trabajando para una compañía de jardinería.

 

“Estaba muy en forma, siempre era el que le estaba mostrando todas las cosas a los niños, conducía el bote a la casa del lago”, dijo.

 

Howell y Parlier de Midland, Carolina del Norte, murieron en el tiroteo, mientras que otras cuatro personas resultaron heridas.

 

La universidad identificó a los heridos como Rami Al-Ramadhan, de 20 años, de Saihat, Arabia Saudita; Sean DeHart, 20, y Drew Pescaro, 19, de Apex, Carolina del Norte, y Emily Houpt, 23, de Charlotte.

 

 



 
Compartir
Twittear

HISTORIAS RELACIONADAS