Se manifiestan contra consulta y empresa extranjera en Ensenada

Por otra parte la exportación de gas natural que se vende como energía limpia, es producto de un proceso altamente contaminante como es el fracking

ENSENADA.- Alrededor de 200 personas se manifestaron en Ensenada la tarde del sábado en contra de la ampliación de la planta Energía Costa Azul y de la consulta ciudadana fraudulenta que se efectuó hace una semana.

Dicha consulta buscaba (o busca) legitimar un proyecto que alterará profundamente la vida en el puerto de Ensenada y Baja California.

La marcha fue convocada por la plataforma Ensenada Resiste y tuvo como lugar de partida la explanada del Centro Estatal de las Artes. En su camino hacia su destino en el Parque Revolución se detuvo frente a la casa del alcalde Armando Ayala, donde la gente coreó proclamas como “Fuera Sempra”, “Ayala traidor, no serás gobernador”, “Judas, Ayala, vendiste a Ensenada”, y “Que dice mi mamá que Sempra no”.

La manifestación terminó con una asamblea en el Parque Revolución donde todo aquél que pidió la palabra pudo expresar su descontento tanto ante la consulta que consideran fraudulenta como ante los perjuicios que tratan de esconder.


Ronaldhino tiene covid


Los ciudadanos señalan que se permitirá a esta empresa energética estadounidense exportar sus excedentes de gas natural producto de fracking. El transporte del excedente atravesaría territorio mexicano, específicamente el municipio de Ensenada, utilizando una planta exportadora construida en una zona sísmica donde el gasoducto estaría peligrosamente cerca de fallas geológicas.

Por otra parte la exportación de gas natural que se vende como energía limpia, es producto de un proceso altamente contaminante como es el fracking, y su transporte puede generar fugas de metano, un gas mucho más contaminante que el CO2.

Argumentan que se usará un gasoducto estadounidense que entra a territorio mexicano por Mexicali y pretende tener salida al Pacífico por Ensenada de tal manera que el beneficio económico de la exportación se va a Estados Unidos mientras México se queda con el daño ecológico.

La empresa Sempra utiliza este gasoducto para alimentar plantas de energía eléctrica instaladas a su paso, la energía producida ahí es exportada a Estados Unidos a precios muy bajos y vendida ahí a precios muy altos.


Te puede interesar:

Back to top button