Belén nació a las 26 semanas y pesando solo 710 gramos

Es importante mencionar que no sólo es importante la atención médica especializada que reciben los bebés prematuros, también cuenta el trato humano para su recuperación.

TIJUANA.- El jueves es un día especial para el área de Neonatología del Hospital de Gineco Obstetricia (HGO) No. 7, del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) en Baja California, porque en el primer piso de las instalaciones del nosocomio se reúnen mamás y papás cuyos hijos nacieron prematuros.

En esta ocasión, dos bebés son catalogados por sus padres como sobrevivientes; ambos continúan yendo al HGO No. 7 para revisión médica y dar seguimiento a su estado de salud, para posteriormente darlos de alta de las especialidades hospitalarias y ya puedan ser atendidos por su médico familiar.

Marlene “N” es madre de Belén, una niña de 6 meses, que nació a las 26 semanas de gestación, con un peso de sólo 710 gramos.

“Tuve un embarazo gemelar; la hermanita de Belén no sobrevivió, pero aquí está mi milagro. Belén estuvo tres meses internada, dos de ellos intubada; superó paros cardiacos, hemorragias y apnea gracias al trabajo de médicos y enfermeras del IMSS”, relató Marlene.


Llevaba a su madre a un hospital y choca al pasarse el semáforo


De acuerdo con el doctor Isaac Estrada Ruelas, jefe de Neonatología del HGO No. 7, existen signos de alerta en un parto prematuro como: infecciones, diabetes materna y preclamsia, que son factores de riesgo para la madre y que provocan problemas graves en el recién nacido.

“Un bebé prematuro generalmente presenta dificultades para respirar, infecciones, hemorragias ventriculares y retinopatías; para observar oportunidades de supervivencia se requieren por lo menos 27 semanas de gestación”.

En el caso de Hannah, que nació a las 28 semanas de embarazo, requirió de prácticamente dos meses de hospitalización.

Viviana “N”, la madre, explicó que su bebé presentó problemas de líquido en los pulmones y sangrado cerebral.
“Hace tres semanas me la dieron de alta, está muy bien. Es muy bien portada y dormilona. Mis respetos para el Seguro Social y mi reconocimiento por el trato que recibimos de los médicos y enfermeras”, reconoce.

Es importante mencionar que no sólo es importante la atención médica especializada que reciben los bebés prematuros, también cuenta el trato humano para su recuperación.

Miriam Suárez, enfermera pediatra, del área de Cuidados Intensivos Neonatales, destacó la importancia de tocar, acariciar y hablarle a los bebés que tienen a su cargo. “Yo les hablo con cariño, les explico que les estamos ayudando, que van a estar bien. Les cantamos y les ponemos música”.

Por su parte, María Luisa Aguilar, enfermera del área de Prematuros, manifiesta su satisfacción de atender a estos pacientes tan pequeños. “Es un trabajo muy emocional y satisfactorio. En cada alta que se realiza siento una gran alegría, aunque parezca increíble, nos llegamos a conocer; los bebitos reaccionan positivamente al escuchar nuestras voces”.

Otro caso es el de Eitan y Elián, gemelos, nacieron con 35 semanas de gestación, ambos presentaron infecciones en la sangre y descompensación en los niveles de glucosa.

Bastaron con 14 días de atención en el piso de Neonatología del HGO No. 7 para que se fueran a casa con la familia. “Gracias al buen cuidado y trato del IMSS estamos aquí”, señalaron sus papás Nereida y Sacarías “N.

Así es como se da esta singular reunión de prematuros supervivientes cada jueves en el HGO No. 7 del IMSS en Tijuana donde fueron recibidos, son y seguirán siendo atendidos para disfrutar de calidad de vida y salud.


Te puede interesar:

Leave a Reply

Your email address will not be published.

Back to top button