Balacera en Matamoros causa la muerte de una mujer

‘El Tigre’, jefe de plaza del Cártel del Golfo fue abatido y las autoridades lograron detener a cuatro sospechosos

Balacera en Matamoros causa la muerte de una mujer y tres presuntos delincuentes muertos en enfrentamientos contra agentes policiacos.

Los diversos enfrentamientos y narco bloqueos que se registraron la noche del viernes en el municipio de Matamoros, Tamaulipas, dejó como resultado la muerte de una mujer ajena a los hechos, por lo menos tres civiles heridos y tres presuntos delincuentes abatidos, entre ellos un jefe de la plaza regional de la zona.

Otra acción más que las autoridades realizaron fue la detención de cuatro sospechosos.

Esta mañana el Grupo Coordinación Estatal para la Construcción de la Paz informó que tanto los detenidos como abatidos forman parte del grupo criminal conocido como el Cartel Del Golfo.

Promociones Telcel

Confirmaron que dentro de los enfrentamientos ocurrieron 15 bloqueos en diferentes puntos de la ciudad que conectan con el municipio de Nuevo Progreso y el de Valle Hermoso, además de lanzar ponchallantas para evitar ser detenidos.

También hicieron la quema de tres vehículos.

Las agresiones empezaron antes de las 21:00 horas y fueron contra elementos de la policía estatal y a oficiales del Ejército Mexicano.

Las persecuciones se dieron en la zona centro y se movilizaron hacia el poniente de la ciudad.

Aunque Grupo Coordinación Estatal para la Construcción de la Paz no dio detalles, se pudo obtener el dato que, dentro de los enfrentamientos, una de las balas perdidas lamentablemente cegó la vida de la Sonia “G” de 50 años y con domicilio en Ciudad Victoria.

Su cuerpo quedó en el interior de un vehículo en el que viajaba como copiloto ya que andaba en Matamoros con otros compañeros obteniendo un trabajo.


Inicia vacunación anticovid para menores en Baja California


Balacera en Matamoros causa la muerte de una mujer

El lamentable hecho ocurrió en las calles de la colonia Pedro Moreno.

Otros que fueron alcanzados por los proyectiles son José “E” y Gustavo “C” 30 años, los cuales por fortuna sufrieron lesiones leves.

Por su parte el Ejército Mexicano abatió a tres pistoleros que andaban en una camioneta blindada GMC Yukon, además de herir a otros dos.

El enfrentamiento fue en las calles Acámbaro y General Carlos Salazar.

Entre los abatidos se encuentra Ariel Treviño Peña o con los alias Javier Enrique Hernández Gutiérrez o Francisco Martínez, El Tigre de quien el gobierno del estado ofrecía 2 millones de pesos como recompensa para su captura por ser un generador de violencia en la frontera con los Estados Unidos.

El individuo resultó ser jefe de plaza del municipio de Nuevo Progreso, pero también era jefe de halcones, (delincuentes que se dedican a vigilar los movimientos de las corporaciones policiacas y militares) así como también de ser el jefe de grupos operativos afines al Cartel Del Golfo conocidos como Los Escorpiones.

Sobre los otros dos abatidos se desconoce su identidad, mientras que los sicarios heridos fueron identificados como Adán “D” de 26 años y José Miguel “V” de la misma edad.

Los oficiales, además de la camioneta blindada, aseguraron un segundo vehículo, así como cuatro armas largas de alto poder entre ellas una de calibre 50.

Entrada ya la noche, personal de la Secretaría Seguridad Pública llegó a los municipios de Reynosa, San Fernando, Ciudad Victoria, arribaron al municipio para apoyar la vigilancia, así como también personal del grupo y otro de fuerzas especiales.

Por la mañana la situación seguía tensa, aunque los habitantes iniciaron sus labores cotidianas.

A la vigilancia de las calles se sumaron los elementos de la Guardia Nacional.

Por su parte, el gobierno municipal dio a conocer que ellos realizaron nueve servicios durante los enfrentamientos.

Uno de ellos fue en la calle Canales y Sexta donde atendieron a un menor de edad y un adulto que salieron con algunas lesiones después de que los vidrios de la camioneta en que viajaban se quebraron por el impacto de las balas perdidas.

Las balaceras paralizaron la ciudad por el lapso de varias horas, pues algunos fueron sorprendidos en restaurantes, en plena vía pública y algunos hasta en los cines.

Información: Excélsior



Back to top button