Muere la repostera que hizo el pastel más feo de Mickey Mouse

El caso de burla contra la emprendedora se originó, cuando un cliente publicó en sus redes sociales el pastel, que le llegó muy diferente al modelo con el rostro del personaje Mickey Mouse.

AGENCIAS.- Marjorie Cantillo Romero la repostera que se hizo viral por el pastel más feo de Mickey Mouse falleció en Colombia en las últimas horas por complicaciones en su salud, confirmó su familia.
De acuerdo con familiares la mujer empezó a tener problemas de salud cuando dos clientes llegaron a reclamarle a su vivienda por los resultados de un pastel y atacaron a pedradas la casa, en el barrio Las Dunas.

Al intentar bajar del segundo piso para atender el hecho, se cayó y sufrió un fuerte golpe en la cabeza, además de otras lesiones en su cuerpo.

“Mi mamá se cayó de unas escaleras en esa ocasión. Luego de ser víctima de burlas, sufrió estrés y depresión. Duró 20 días hospitalizada y falleció ayer (domingo)”, indicó una de las hijas al portal Impacto News.


Fallece la actriz Yoo Joo Eun


La noticia de su partida ha sorprendido a la ciudadanía, entre ellos del actor Rafael Caparroso, quien le brindó apoyo cuando era el centro de críticas por el pastel fallido para una fiesta infantil.

“Descansa en paz, duele mucho. Sé las ganas que tenías de salir adelante, tus luchas. Aún no lo puedo creer”, expresó Caparroso a través de sus redes sociales.

El caso de burla contra la emprendedora se originó, cuando un cliente publicó en sus redes sociales el pastel, que le llegó muy diferente al modelo con el rostro del personaje Mickey Mouse.

“Hemos mandado a hacer este pudín muy bonito y miren la vulgaridad que nos acaban de entregar. Denuncia ciudadana. Miren esta vulgaridad, qué pudín tan horrible”, expresó el hombre.

Días después, Cantillo Romero se defendió, explicó lo que sucedió con el pastel y las afectaciones que sufría con el negocio y con su vida ante ese episodio.

”Yo no hago pedidos así, los tomo con días de anticipación. Entonces hice el pudín y me tocó salir en ese momento, pero ya había dejado todo. Mi hija, que no es repostera, en su inocencia me ayudó al ver que me estaba demorando y cuando llegué ya había forrado el pudín”, relató.

Asegura que le devolvió el dinero al cliente e instantes después se percató de que el ciudadano había hecho la queja pública. “Eso fue lo que me ofendió, fue denigrante y todo el mundo comentando sin saber lo que realmente sucedió”.

Fue tal la trascendencia de esa denuncia, que días posteriores se disminuyeron drásticamente sus ventas y empezó a recibir amenazas. Algo que no le había pasado en tres años que tiene con este proyecto.


Te puede interesar:

Leave a Reply

Your email address will not be published.

Back to top button