Sammy ‘se fue’ sin cumplir su sueño

Hasta el momento, los sobrinos del actor están en pláticas con el hospital para llegar a un acuerdo y poder saldar la deuda de un millón y medio de pesos que se gastaron en su atención, luego podrán cremarlo.

AGENCIAS.– Después de 20 días de lucha contra el Covid-19, enfrentando numerosas complicaciones de salud, Sammy Pérez perdió la vida a sus 55 años por un infarto cardiovascular. El actor, originario del municipio de Pantepec, Puebla, falleció sin cumplir el sueño de casarse con su prometida.


Sorprende temblor a sonorenses


“Te amo” posteaba el comediante en su cuenta de twitter @soysammyperes y citaba una imagen de su novia Zuleika Garza, el pasado 10 de julio donde acudía a una fiesta con su novia y fue ahí donde se juraron amor.

¿Quién era Sammy?

A causa de su capacidad cognitiva realizó sus estudios de forma independiente; sin embargo, en busca de nuevas oportunidades y para salir adelante emigró a la Ciudad de México en 1990.

En la capital eligió para vivir la alcaldía Coyoacán donde se dedicaba a vender chicles, fue gracias a este oficio que en 1993 fue descubierto por Memo del Bosque, quien lo invitó a sumarse a proyectos como: “El calabozo”, al lado de Esteban Arce y Jorge “El burro” Van Rankin.

Uno de sus grandes promotores en la televisión fue Eugenio Derbez, con quien sostenía una relación de amistad fuera de los foros de televisión y fue quien también lo ayudó a debutar en Hollywood en la cinta “No se aceptan devoluciones”.

Tras la muerte del actor, en Internet se convirtieron en tendencia las búsquedas en torno a Sammy, sobre todo las relacionadas al padecimiento que le dificultaba expresarse de forma fluida. Según la familia del actor, tenía dislexia, un trastorno que dificulta el aprendizaje de la lectura y la escritura.

Hasta el momento, los sobrinos del actor están en pláticas con el hospital para llegar a un acuerdo y poder saldar la deuda de un millón y medio de pesos que se gastaron en su atención, luego podrán cremarlo.

Sus amigos lo despiden

“Sammy no era diferente, era uno de nosotros. Nos enseñó que se puede estar contento sin motivo; nos enseñó con su vida, el mejor ejemplo de inclusión”

Eugenio Derbez.


“Yo no estoy triste, ustedes están tristes pendejos! A mí sólo se me metió un Sammy al ojo. Gracias por echar desmadre con nosotros”

Escorpión Dorado.


Te puede interesar:

Back to top button