AGENCIAS.- Un hombre de 57 años desapareció misteriosamente en Texas y durante meses se desconoció su paradero hasta que analizaron el excremento de sus perros y hallaron su ADN.

Los investigadores concluyeron que el hombre de 57 años fue comido con todo y huesos por sus propios perros.

Según medios locales, Freddie Mack padecía de severos problemas de salud y se desconoce si sus 18 perros lo mataron o se lo comieron después de que falleciera de un problema médico, señaló el jefe de policía del condado de Johnson, Adam King.

Un familiar reportó en mayo la desaparición de Mack de su residencia cerca de Venus, una comunidad con menos de 4 mil habitantesubicada unos 50 kilómetros (30 millas) al suroeste de Dallas.

TE SUGERIMOS  Tras 42 días en coma, despertó y gritó lo que nadie se esperaba

El departamento de policía señaló que Mack no estaba dentro de su propiedad y después de varios días de búsqueda los investigadores volvieron y encontraron restos de cabello humano, ropa y huesos en las heces de los perros.

El martes, expertos forenses informaron al departamento de policía que el análisis de ADN demostró que los fragmentos óseos pertenecían a Mack.