Pasar tiempo frente a las pantallas afecta desarrollo del niño

ESTADOS UNIDOS | SALUD | | LUNES 4 DE FEBRERO DEL 2019 A LAS 6:27 AM

 

Los tipos de tiempo frente a la pantalla reportados incluyeron ver televisión

 

Los niños pequeños pasan mucho tiempo jugando con los smartphones, entretenidos con las tabletas y viendo pantallas de televisión. ¿Podía ese tiempo estar menguando su desarrollo físico y mental temprano?

 

Un nuevo estudio sugiere que eso es precisamente lo que sucede: el tiempo frente a las pantallas puede afectar el rendimiento de los niños en pruebas del desarrollo.

 

"Los niños que pasan tiempo frente a las pantallas están mostrando retrasos en el desarrollo", advirtió la investigadora principal, Sheri Madigan, presidenta de investigación en desarrollo infantil en el departamento de psicología de la Universidad de Calgary, en Canadá.

 

En el estudio, Madigan y sus colaboradores siguieron el progreso de más de 2,400 niños de Calgary, y pidieron a sus madres que rellenaran cuestionarios que evaluaban el tiempo que los niños pasaban frente a las pantallas y su desarrollo a los 2, 3 y 5 años de edad.

 

Los tipos de tiempo frente a la pantalla reportados incluyeron ver televisión, usar una computadora, jugar videojuegos y jugar con tabletas o smartphones.

 

"Encontramos que, en promedio, los niños veían pantallas entre dos y tres horas al día", apuntó Madigan. "Eso supera a las directrices recomendadas de no más de una hora de programación de alta calidad para los niños de 2 a 5 años de edad" establecidas por la Academia Americana de Pediatría (American Academy of Pediatrics, AAP).

 

Unos niveles más altos de tiempo frente a pantallas a los 2 y 3 años de edad al final se asociaron significativamente con un peor rendimiento en las pruebas de evaluación del desarrollo a los 3 y a los 5 años de edad, reportaron los investigadores.

 

Esas herramientas de evaluación midieron las habilidades de comunicación, resolución de problemas, sociales y motoras de los niños, apuntó Madigan.

 

Al observar el uso de pantallas y el progreso de los niños a lo largo del tiempo, los investigadores descartaron la posibilidad de que la asociación pudiera funcionar a la inversa, es decir, que los niños con problemas del desarrollo existentes se pusieran frente a las pantallas con una mayor frecuencia como medio de controlar su conducta, anotó Madigan.

 

"En realidad no vemos la asociación inversa", dijo Madigan.

 

"Un exceso de tiempo frente a las pantallas podría afectar el desarrollo de los niños de un par de formas posibles, aunque no se ha probado un vínculo causal", señaló.

 

Pasar tiempo frente a una pantalla podría hacer que los niños pasen por alto oportunidades de aprendizaje. "Cuando los niños están frente a las pantallas, se pierden oportunidades de practicar sus habilidades motoras gruesas, como ir en bicicleta o jugar corriendo por ahí", explicó Madigan.

 

Las pantallas en sí y las aplicaciones y juegos que ofrecen también podrían tener un impacto directo en la forma en que se desarrolla el cerebro del niño, sugirió.

 

"La interfaz digital tiene luces brillantes, realmente refuerza, es repetitiva. Un exceso de esas cosas podría estar afectando al desarrollo, cuando los cerebros de los niños se desarrollan rápidamente", planteó Madigan.

 

La Dr. Anne Glowinski, directora asociada de la división de psiquiatría infantil y adolescente de la Facultad de Medicina de la Universidad de Washington, en St. Louis, dijo que, desde su punto de vista, los nuevos hallazgos "de verdad respaldan a las recomendaciones de la AAP sobre el tiempo frente a las pantallas". 

 

Pero añadió que los padres no deben entrar en pánico, dado que el campo de la investigación sobre el tiempo frente a las pantallas y sus efectos en el desarrollo aún está en la infancia. Los científicos siguen trabajando para crear formas más refinadas de registrar el uso de las pantallas y vincularlo estrechamente con los cambios en el desarrollo.

 

Glowinski comparó el campo con investigaciones anteriores que buscaban crear las comidas más saludables para los niños.

 

"Estamos hablando sobre unas recomendaciones dietéticas que se deben crear, una dieta de medios para los cerebros jóvenes, y la ciencia todavía no tiene evidencias para hacer esas recomendaciones", aseguró Glowinski.

 

 Mientras tanto, Madigan dijo que los padres preocupados deben:

  • Limitar el tiempo que los niños pasan frente a las pantallas, siguiendo las recomendaciones de la AAP.
  • Desarrollar un plan mediático para la familia. "Usted decide cómo, dónde y con qué frecuencia se usarán los dispositivos.
  • De verdad debe cultivar unos hábitos saludables respecto al uso de los dispositivos", apuntó. Ser mentores mediáticos, al monitorizar su propio uso de las pantallas y modelar una buena conducta.
  • Sentarse con sus hijos y participar en su tiempo frente a la pantalla, en lugar de usarlas como niñeras.
  • El nuevo estudio aparece en la edición en línea del 28 de enero de la revista JAMA Pediatrics.

 

 

 



 
Compartir
Twittear