Batalla campal entre supremacistas blancos y contramanifestantes

ESTADOS UNIDOS | INTERNACIONAL | | SáBADO 12 DE AGOSTO DEL 2017 A LAS 11:26 AM

 

Nuevos enfrentamientos en Charlottesville por una gran marcha supremacista

 

La escalada de violencia entre supremacistas blancos y contra manifestantes -que sumaban varios centenares de personas, según los medios locales- no ha tardado en estallar este sábado en Charlottesville (Virginia), donde el gobernador declaró el estado de emergencia.

 

En esta ciudad sureña universitaria, nacionalistas, supremacistas blancos y miembros del movimiento alt-right habían convocado una marcha para protestar por el plan del ayuntamiento de retirar de la estatua del general Robert E. Lee; el oficial de la Confederación que luchó en la Guerra Civil y que muchos vinculan a la esclavitud de los negros.

 

Aunque el acto fue ilegalizado poco antes de su hora prevista de inicio, el mediodía, muchos manifestantes se reunieron en las inmediaciones ondeando la bandera confederada horas antes. También lo hicieron otros tantos que se oponían a la celebración de la marcha.

 

La policía registró al menos dos heridos graves por el lanzamiento de objetos entre ambos grupos. Según informaron testigos a los medios estadounidenses, se vieron armas entre los manifestantes (es legal en el estado de Virginia) y se produjo lanzamiento de gases lacrimógenos entre los participantes.

 

Ante "la inminente amenaza de disturbios civiles" y el potencial peligro para las personas que suponía la marcha 'Unir la derecha' -que fue declarada ilegal poco antes de su inicio-, las autoridades locales habían decretado 'emergencia local' a partir de las 11 de la mañana en Charlottesville. A principios de julio el Ku Klux Klan organizó otra marcha en torno a la estatua del general de la Confederación Thomas Jackson.

 

Una vez que los enfrentamientos violentos comenzaron, fue el gobernador del estado de Virginia, Terry McAuliffe, quien declaró el estado de emergencia en Charlottesville para ayudar con medios estatales a responder a "la violencia en el mitin Alt-Right" de la localidad.

 

Escudo en mano, la policía estatal tomó (literalmente) el cruce de carreteras a cuyos lados se situaban los dos grupos enfrentados. Los supremacistas blancos se concentraron en torno al Emancipation Park, conocido hasta hace poco como Lee Park y donde está la estatua del general Lee. El ayuntamiento de la ciudad votó en abril retirar la figura de bronce con el objetivo de reducir los monumentos de la confederación. Una decisión que ha acabado en los tribunales y sobre la que no hay orden definitiva.

 

El organizador de la marcha 'Unir la derecha', Jason Kessler, explicaba a los medios locales que la comunidad ha absorbido los "principios culturales marxistas" que se enseñan en las ciudades universitarias del país de "culpar a los blancos por todo".

 

El presidente Donald Trump hizo un llamamiento a la unidad nacional vía Twitter: "Todos debemos estar unidos y condenar todo aquello que el odio representa. No hay lugar para este tipo de violencia en EE.UU".

Clic aquí para leer más de esta nota



 

 



 
Compartir
Twittear

 

 

 

 

2900630 claudia